Parir en pandemia: El equipo de maternidad de Clínica Chapelco continúa respetando el parto humanizado priorizando los derechos de la madre, bebé y familia

Locales 20 de mayo de 2021 Por Marcela Barrientos
En el marco de la semana del  parto humanizado, el equipo de maternidad de Clínica Chapelco continuó trabajando desde los derechos ganados a lo largo de los años, priorizando las necesidades de las parturientas, bebés y acompañantes. En esta nueva realidad, se modificaron algunos espacios de la Institución para que las embarazadas, sus bebés y familias tengan un ingreso y salida sin tener contacto con ningún otro espacio en común, con el resto de pacientes.
WhatsApp Image 2021-05-19 at 12.20.11 PM

En época de pandemia, fueron muchas las instituciones de salud, tanto privadas como públicas, que modificaron sus ritmos habituales. Muchos optaron por separar a las parturientas de sus acompañantes y familiares, haciéndolas parir en total soledad, sin contención familiar, generando miedos, en un momento que debería ser único e irrepetible para cualquier madre que da a luz. 

Afortunadamente, en nuestra ciudad no todo fue así, sino que para evitar esta situación, el equipo de maternidad integrado por Hilén Moreno Partera; Celeste Hwyler, Partera; Florencia Didiffico, Neonatóloga; Noelia Cisneros, Neonatóloga; Celeste Bautista Tocoginecologa y Lilian Cardozo, Tocoginecóloga, optaron por encontrar los recursos que pudieran permitir a las embarazadas, continuar acompañadas de sus familias "en este contexto de pandemia es mucho más importante hacer hincapié en los derechos de las mujeres, porque ha servido de excusa la sensación de aislamiento social para justificar que la mujer tenga un trabajo de parto sin compañía o que transite el post parto sola y los papás se pierden la posibilidad de que estén con sus hijos los primeros días de vida" y agregaron "en centros donde antes quizas se podia hacer algunas de las cosas que están dentro de la ley del parto humanizado, se tomó esta oportunidad de volver para atrás en los derechos que hemos ido adquiriendo a lo largo de los años, por eso esta semana mundial del parto humanizado tiene mucho más peso que los anteriores, porque no solo es seguir luchando por el derecho del parto humanizado, sino también para que no sea el derecho de pocas sino de todas y que todo lo que se fue ganado no se pierda, ni se de marcha atrás perdiendo todo lo que hemos ganado a través de los años" expresaron Hilén y Celeste.

"El trabajo de parto es un proceso sexual, entonces las mujeres que vienen y el miedo que provoca en sí el inconsciente colectivo de la pandemia, hacen que esos niveles de adrenalina jueguen en contra en el trabajo de parto, en los pujos, en cómo voy a hacer para cuidarlo en este momento, es todo una "bola de preocupaciones que en sí haciendo que el parto en este momento sea más complicado de lo que vienen siendo, que es un proceso sexual fisiológico y requiere de  parte de los profesionales de la salud que sea mucho más sensitiva, amorosa y más cuidada para generar confianza en la mujer y que pueda parir a sus tiempos" indicó Celeste Hwyler.

El gran desafío fue, aislar y acondicionar otros espacios donde las embarazadas, bebés y acompañantes no tengan contacto con el resto de pacientes "hemos visto esta dicotomía esta diferencia de encontrarnos con este procesos saludable y fisiológico dentro de un lugar en donde en la habitación de al lado se está habitando un proceso totalmente diferente ya sea de muerte o enfermedad, y en este momento de pandemia de cercanía de estar en el mismo espacio tiene un riesgo, aumentado por el riesgo de contagio al Covid y se hace mucho más evidente esa sensación de tener una maternidad bien alejada de otras partes de la institución, tenemos que tener circuitos de entrada y salidas de esas mujeres y esos bebes, tenemos que tener todos esos circuitos separados para que esas mamas y esos bebés no convivan con esta nueva realidad que vivimos hoy por hoy" relató Celeste.

"Al principio se pensaba que si la mujer era covid positivo no podía estar en contacto con su hijo por riesgo a contagiar por ende la lactancia se veía afectada, de hecho en algunas situaciones el bebe debía estar en instituciones diferentes de la madre y pasó que si el bebé no está contagiado y la mamá sí los separaban, eso ahora se sabe que es una locura porque la lactancia no solo es alimentación sino que para el bebé significa su primer vacuna y una mamá infectada está generando anticuerpos para pasarle esta vacuna natural a su bebé" expresó Celeste Hwyler.

"Como todos los años, la semana del parto respetado levanta un lema para hacer bandera y poder de a poco generar conciencia en la población de que esto es algo que tiene que existir, que tenemos que exigir porque tenemos una ley que nos avala que es la Ley 25929 del parto humanizado, este año el lema es "que se respeten las necesidades de mamá y de bebé en cualquier situación" y tiene que ver con esta vulneración de estos derechos del bebé de la mujer, de su acompañante y de la familia en general por esta pandemia en donde se ha visto a nivel mundial como empezaron a hacer marcha atrás en la ley del parto humanizado no teniendo como prioridad la ley, perdiéndose los derechos adquiridos" finalizó Hilén Moreno.

Te puede interesar