Junín de los Andes: abren etapa de juicio por tentativa de homicidio, daño y desobediencia

Policiales 04 de mayo de 2021 Por Redacción
Tras una persecución la víctima se detuvo en la puerta de la Comisaría 25 de Junín de los Andes, el imputado lo embistió, se bajó, le rompió la ventanilla del auto y le dio ocho puñaladas.
JUNN_mapa

En una audiencia de control de acusación realizada ayer, el fiscal del caso Manuel González requirió que un hombre, L.J.U, sea juzgado ante un tribunal colegiado acusado por intentar asesinar a otro hombre, dañar un vehículo y desobedecer una orden judicial. Los hechos ocurrieron en la ciudad de Junín de los Andes, en noviembre de 2020.

Los delitos que el fiscal González le atribuyó al imputado son homicidio en grado de tentativa, daño y desobediencia a una orden judicial, todos en concurso real y en carácter de autor (artículos 79, 183, 239, 42, 45 y 55 del Código Penal). Debido a la expectativa de pena para estos delitos, el representante de la fiscalía requirió que intervenga un tribunal colegiado para juzgar el caso.

Además durante la audiencia el fiscal solicitó que se prorrogue por un mes más, la prisión domiciliaria que el imputado se encuentra cumpliendo. Para ello argumentó que siguen vigentes los peligros procesales por los cuales fue impuesta originalmente, es decir, que se encuentra latente el riesgo para la integridad de las víctimas.

La teoría del caso que llevará el Ministerio Público Fiscal al juicio es que el hecho ocurrió el 22 de noviembre de 2020, cerca de las 21. Ese día, L.J.U persiguió a bordo de su automóvil, a un hombre que es pareja de su expareja y circulaba en otro vehículo. Tras la persecución la víctima se detuvo en la puerta de la Comisaría 25 de Junín de los Andes, el imputado lo embistió, se bajó, le rompió la ventanilla del auto y le dio ocho puñaladas. Al ver la agresión, un agente de la policía intervino y logró reducir al imputado.

Con esta conducta el imputado desobedeció una orden judicial dispuesta anteriormente por una jueza de familia, en la que se le prohibía acercarse a menos de 300 metros de su expareja y realizar actos de perturbación, intimidación o violencia, directa o indirecta respecto del grupo familiar de su expareja y la pareja de la misma.

El juez de garantías que estuvo a cargo de la audiencia avaló la acusación presentada por el fiscal del caso y dio intervención a un tribunal colegiado para que juzgue el caso. En cuanto a la medida de coerción, el magistrado prorrogó la prisión domiciliaria por 30 días.

Te puede interesar