¿Cómo ver el eclipse de forma segura?

Salud 07 de diciembre de 2020 Por Marcela Barrientos
El Servicio de Oftalmología del Hospital Regional Castro Rendón de Neuquén emitió una serie de recomendaciones para una observación segura del eclipse 2020, que se producirá el 14 de diciembre próximo, al mediodía, y tendrá en la provincia lugares privilegiados para disfrutar del fenómeno.
eclipse-anillo-de-fuego-pixabay_56_0_1086_675

Ante esto, las médicas oftalmólogas Mirlay Rodríguez y Natalia Rosalía Racigh, del Castro Rendón, recomendaron que para observar el eclipse de manera segura hay que tomar algunas precauciones porque "el ojo no posee sensores de dolor, lo que le impide saber a las personas que el daño está sucediendo".

Las especialistas indicaron que es importante no mirar al sol de manera directa, tanto con o sin eclipse, a menos que se cuente con los materiales adecuados y durante los lapsos máximos establecidos. Además, alertaron de no hacerlo a través de un lente de una cámara fotográfica, smartphone, binoculares, telescopios, lentes oscuros, radiografías o filtros caseros, dado que ninguno de estos elementos detiene la totalidad de las radiaciones emitidas por el sol.

Para observación directa y segura, se deben utilizar lentes especiales que cuenten con etiqueta ISO 12312-2, sin rayas ni perforaciones y no deben tener una antigüedad mayor a los tres años. También, se pueden utilizar máscaras de soldador de grado 14 o superior. En ambos casos, es recomendable que la observación no supere los 30 segundos.

En cuanto a las consecuencias, si la observación no se realiza con protección, el informe indica posible disminución de la visión, alteración en la percepción de los colores y formas, aumento en la frecuencia de patologías de la superficie del ojo, cataratas y ceguera. Una de las afecciones más comunes es la retinopatía solar.

Los síntomas del daño ocular pueden manifestarse, por lo general, de seis a 12 horas después de la exposición como: irritación, hinchazón, ardor, lagrimeo, enrojecimiento progresivo de la conjuntiva y dolor que no permite abrir los ojos o visión turbia.

Cómo ver el eclipse de manera segura:

 No mirar al Sol de manera directa, tanto con o sin eclipse, a menos que se cuente con los materiales adecuados y durante los lapsos máximos establecidos.
 No mirar al Sol a través de cámaras fotográficas, teléfonos inteligentes, binoculares, telescopios, lentes de sol, radiografías o filtros caseros, dado que ninguno de estos elementos detiene la totalidad de las radiaciones emitidas por el sol.

 Para observación directa y segura, utilice lentes especiales que cuenten con etiqueta ISO 12312-2. Estas no deben presentar rayas ni perforaciones y no deben tener una antigüedad mayor a los tres años. También, se pueden utilizar máscaras de soldador de grado 14 o superior. En ambos casos, es recomendable que la observación no supere los 30 segundos.

Las consecuencias por observar el eclipse pueden ser:

 Disminución de la visión.
 Alteración en la percepción de los colores y formas.
 Aumento en la frecuencia de patologías de la superficie del ojo, cataratas y ceguera.
Es importante prestar atención a posibles síntomas que pueden manifestarse, por lo general, de seis a 12 horas después de la exposición como: irritación, hinchazón, ardor, lagrimeo, enrojecimiento progresivo de la conjuntiva, dolor que no permite abrir los ojos o visión turbia.

¿Qué es la retinopatía solar?

El daño en la retina del ojo que resulta de la exposición a la radiación solar se denomina retinopatía solar. La retina es el tejido sensible a la luz que recubre la superficie interna del ojo.

Cuando la luz ultravioleta (UV) del sol ingresa al ojo, se enfoca a través de la lente del ojo y hacia la retina en la parte posterior del ojo. Una vez absorbidos en la retina, los rayos UV provocan la formación de radicales libres. Estos radicales libres comienzan a oxidar los tejidos circundantes. En última instancia, destruyen los fotorreceptores (bastones y conos), en la retina. El daño oxidativo se conoce como retinopatía solar o fótica. El daño puede ocurrir en tan solo unos segundos de mirar directamente al sol.

Los síntomas de la retinopatía solar pueden ocurrir en un solo ojo, pero la mayoría de los casos ocurren en ambos ojos al mismo tiempo. Los mismos incluyen visión deficiente o cambios en la visión incluyendo manchas borrosas o descoloridas, dolor y especialmente pérdida de visión en el centro del ojo. Varias personas con retinopatía solar dicen no poder leer debido a los síntomas, que pueden ser temporales o permanentes.

Vale recordar que, ante la presencia de algunos de los síntomas de la retinopatía solar (varias horas o el día después de mirar al sol), es necesario consultar a su oftalmólogo para una evaluación. Es probable que se le realicen pruebas adicionales para evaluar completamente cualquier daño en la retina.
 

Te puede interesar