Junín de los Andes será una de las ciudades privilegiadas para ver el próximo eclipse solar

Sociedad 05 de diciembre de 2020 Por Marcela Barrientos
La franja de totalidad empieza por Junín de los Andes, cruza un poco el territorio de Neuquén y Río Negro, y  termina en el Atlántico.
WhatsApp Image 2020-12-04 at 6.19.49 PM

El 14 de diciembre de 2020, cerca del mediodía, la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra y tapa por completo al astro rey.

Mientras que los eclipses de Luna son visibles desde todos los puntos del planeta en los que en ese momento pueda verse el satélite natural terrestre, los eclipses de sol “sólo pueden apreciarse en una región relativamente reducida, por lo que no es tan frecuente observarlos".

Tal como señalan Santiago Paolantonio, ingeniero y especialista en Educación y Comunicación de la Astronomía, y Néstor Camino, investigador del Conicet en Didáctica de la Astronomía, para el siguiente eclipse solar habrá que esperar 28 años.

El eclipse de sol del 14 de diciembre se producirá en horas del mediodía (hora argentina) y se observará su comienzo en dirección noreste, con el sol muy alto en el horizonte, en una franja de localidades de la Patagonia.

“El fenómeno empieza con un eclipse parcial, cuando la Luna va tapando al Sol. En este caso, van a ser unos 2 minutos durante los que la Luna se colocará frente al sol y lo tapará completamente. Luego, cuando se empiece a correr otra vez, se verá la otra parte del eclipse”, señala Camino.

“La franja de totalidad empieza por Junín de los Andes, cruza un poco el territorio de Neuquén y Río Negro, y termina en el Atlántico, a la altura del balneario El Cóndor”, completa el investigador.

Tiene la singularidad de ser el último eclipse solar que se verá en la Argentina luego de una serie de tres, que se inició con el lunar de 2017 e incluyó el del 2 de julio de 2019 en el centro del país.
Consejos para observar el eclipse solar

Los especialistas son categóricos: nunca se debe mirar el Sol en forma directa sin la protección adecuada ni “durante los eclipses parciales, anulares e incluso totales, con excepción del período en que ocurre la totalidad, ya que puede producir quemaduras irreversibles al ojo”.

En caso de no tener filtros especiales, se pueden usar cámaras oscuras, que se fabrican sencillamente con tubos, papel de aluminio y papel manteca. Para ello se coloca el papel de aluminio en la punta que está dirigida al Sol y se le hace un pequeño agujero con un alfiler. Del otro lado, se coloca una pantalla con papel manteca. “Se apunta el extremo de aluminio al Sol, la luz pasa por el agujerito, se proyecta y forma una imagen sobre la pantalla de papel manteca; y ahí uno ve la imagen del eclipse”, grafica Camino.


FUENTE : EL CRONISTA

Te puede interesar