Chupete: ¿Cómo y cuándo sacarlo?

Salud 11 de noviembre de 2020 Por Dr. Eric Laenge Pediatra
Decirle adiós al chupete no es fácil, porque para el niño el chupete es un objeto de consuelo, les ayuda a dormir y les proporciona calma. Algunos niños lo dejan de forma natural pero a otros hay que ayudarlos a que lo puedan dejar sin traumas..
vacaciones divertidas (1)


Por lo general, es aconsejable dejar el chupete entre los 24-36 mese Según el tipo de relación que tenga con el chupete será más fácil o más difícil el proceso.

Los niños tienen dos maneras de relacionarse con el chupete: una más sana donde lo usan en momentos determinados (dormir, sueño, estrés…) o cuando lo usan para todo, no saben estar sin él y si no lo tienen pueden hacer berrinches. Esta última es una dependencia que hará que se complique el tema.


¿Cómo ayudarle a dejar el chupete? 

Si tiene un tipo de relación esporádica con el chupete, puede incluso que él mismo se despida de un día para otro. Llegará un momento en el que ya no lo necesitará y se olvidará de él. Pero si todavía no ha pasado y necesita un empujoncito o si su dependencia es mayor el proceso debe ser realizado gradualmente. Siempre es bueno prepararlos para esta nueva etapa de su desarrollo. 

Realizar el proceso gradualmente es una de las premisas principales si queremos quitar el chupete de una forma respetuosa, establecer períodos de tiempo para que esté sin chupete en casa será esencial.   

 Reducir el chupete en las siestas: cuando el bebé ya va reduciendo el uso del chupete durante el día, podemos probar de quitarlo en una de las siestas. 

Reducir el chupete por las noches: "cómo quitar el chupete para dormir" es, seguramente, el punto más complicado de todos, ya que muchos bebés usan el chupete como forma para conciliar el sueño. Una vez que el bebé, haya reducido el tiempo de uso del chupete durante el día, será el momento de probarlo por la noche. Es importante no ignorar el llanto del bebé y ofrecer mucho cariño ¡además de armarse de paciencia!

Paciencia 

Lo importante es que no te obsesiones ni le generes presión al niño. Estar atento para proporcionarle un consuelo extra esos días. No lo retes o castigues. El proceso hay que llevarlo a cabo de la forma más respetuosa para el niño. Tenés que entender que el chupete es algo que los padres les proporcionamos a los niños y luego decidimos quitárselo.

Leer cuentos de la temática: una forma muy útil para quitar el chupete es leyendo cuentos para quitar el chupete. No se puede enseñar a dejar un chupete, el pecho o el pañal y, por esta razón, tratarlo de una forma divertida y natural puede ayudar a que el bebé lo entienda. 

No ofrecer, no negar: este es uno de los recursos más usados en la crianza respetuosa. Se trata de no ofrecer el chupete, aunque tampoco negárselo si lo quiere. No tener el chupete a la vista será esencial para que se vaya reduciendo la necesidad. 

Mantener el tiempo ocupado: cuando el bebé esté ocupado o entretenido, probablemente no se acuerde que necesita el chupete. Aunque no se trata de camuflar las necesidades que tenga el bebé, sí  podemos jugar con él, ir a pasear, visitar a los abuelos, etc. 

Despedir al chupete: siguiendo un proceso respetuoso, no se tratará de arrancar el chupete de la boca cuando el período de tiempo haya finalizado, si no explicar al bebé que, como se ha pactado, es el momento de guardar el chupete. No evitaremos que llore, aunque será consciente de que es la hora de guardar el chupete por el momento. 

No mentir: si acordamos una serie de pactos con el bebé, se deben cumplir, por ejemplo: "cuando volvamos de la plaza, te doy el chupete".

No comparar: es importante no comparar ni hacer comentarios humillantes, ya que no va a resultar un método efectivo y pueden aparecer sentimientos de culpa o de vergüenza en el bebé. 

Recurrir a la imaginación ¡!!!

Recuerda…hay que hacerlo cuando el niño y los padres estén preparados.

Te puede interesar