La RAE retiró la entrada “elle” de su “Observatorio de palabras” para evitar confusiones

Actualidad 02 de noviembre de 2020 Por Marcela Barrientos
Refiere a las personas que no se sienten identificadas con el pronombre masculino ni el femenino. El término se había incluido hace cuatro días.
53MFJQ34NLZ5C6LW7E2YMWRS7Y

Menos de cuatro días después de haberla incluido, la Real Academia Española (RAE) eliminó de su “Observatorio de palabras” el término “elle” para evitar confusiones entre quienes consultan su web como referencia para el correcto uso del lenguaje.

“Gracias por su interés. Debido a la confusión que ha generado la presencia de ‘elle’ en el Observatorio de palabras, se ha considerado preferible sacar esta entrada. Cuando se difunda ampliamente el funcionamiento y cometido de esta sección, se volverá a valorar”, informó la RAE ante la pregunta de un usuario en Twitter.

La confusión se centraba en que la inclusión de una palabra en el observatorio no implica la aceptación de su uso sino que solo está bajo análisis de los expertos de la RAE, pero, para los usuarios, con solo verla en la entrada, consideraban que había sido aprobada.

La entrada dedicada a “elle”, impulsada por los defensores de minorías y los críticos de la cultura patriarcal, rezaba: “Es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes”.

“Su uso no está generalizado ni asentado”, aclaraba en la misma entrada. Esas son dos características importantes para que un vocablo pase a formar parte del diccionario de uso de la lengua española. Pero, ante la confusión, la RAE la retiró al poco tiempo.

Las entradas “ciberataque”, “mutear”, “videollamada”, “espóiler” y “guglear” son parte de las no más de cien palabras que por ahora recoge el observatorio, que en una semana de su creación provocó reacciones en los conservadores de la lengua y entusiasmo en los que quieren ver reflejada en su habla una sociedad más inclusiva.

La RAE aseguró que cuando se conozca más el funcionamiento y cometido del Observatorio de palabras se volverá a tener en cuenta este pronombre personal de la tercera persona.

La función de los pronombres es reemplazar al nombre. Si lo primero que confiere identidad es el nombre -el sustantivo, tal como lo denomina la gramática-, lo que ocupa ese lugar cuando no se dice el sustantivo es el pronombre. El español describía dos: el masculino “él” y el femenino “ella”. “Elle” sería para las personas que no se identifican con aquellos.

Para evitar confusiones, la RAE lo sacó del observatorio. Sin embargo, hacer visible algo en la lengua es la consecuencia obligatoria de un comportamiento que se está dando en la sociedad desde hace tiempo, por lo que su estudio, como prometió, seguramente genere una definición de fondo sobre su aceptación o no.
 

Te puede interesar